logo
PLATAFORMA

Trabajo, empleo y reforma laboral

work

Actualmente el contexto de la economía mexicana no es el más favorable, no solo en términos internacionales, sino –y primordialmente- en términos del mercado interno y su incapacidad para resolver las necesidades básicas de la sociedad mexicana.
En este sentido, la OCDE ha hecho importantes recomendaciones al Estado mexicano en materia económica, entre ellas se encuentra un estímulo a la política monetaria y una ampliación de la base fiscal. Por el momento parece que nuestro gobierno ha sabido actuar en consecuencia, no obstante, la prometida evolución de la inversión pública aún no se presenta.
Para 2013, México presentó un crecimiento de 1.1% en el PIB, resultado más que insuficiente para lograr los objetivos nacionales en términos de empleo, economía y desarrollo. De acuerdo con estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), para generar los 1,200,000 empleos necesarios para que nuestra economía se encuentre en condiciones óptimas, será necesario un crecimiento de entre 6% y 7% (se calcula que el incremento de un punto porcentual del PIB equivale a la creación de 230,000 a 250,000 empleos).
Evidentemente nuestro país presenta retos importantes en materia política y económica, pero si las nuevas políticas no se enfocan en el desarrollo social, el gasto público no será más que una simple e improductiva transferencia de ingreso.
Para superar esta crisis será necesario hacer a un lado las políticas asistencialistas para generar empleos de calidad y prestar atención a la operación de las instituciones públicas, de forma que sus acciones estén realmente encaminadas al combate a la desigualdad y la pobreza. Así mismo, es necesario un compromiso por parte de la administración pública para mantener un nivel de gasto estable y evitar que este vuelva a sufrir variaciones a la baja.
El Estado debe enfocarse en la generación de empleos de mayor calidad y bajo condiciones que protejan a los trabajadores. Esto sería factible mediante una reconfiguración de la producción nacional que condujera a un incremento en el total de exportaciones.
Una opción sería retomar el modelo de sustitución de importaciones que se inició en los años 50 y consolidarlo en la segunda etapa sustitutiva. A pesar de que existen diversas corrientes que se oponen a la implementación de esta medida, hemos visto como “los tigres asiáticos” han alcanzado un gran éxito al aplicar este modelo.
La ampliación de la base fiscal (inicialmente sugerida por la CEPAL) también puede resultar bastante favorable para lograr los objetivos nacionales en términos de producción e incluso de desarrollo. Sin embargo, la reciente aprobación de la reforma fiscal ha generado incertidumbre y desconfianza, lo que puede contribuir a la desestabilización de la economía. Aún es muy pronto para determinar si la reforma fiscal logrará los efectos esperados o si será contraproducente en tanto que desaliente la inversión privada.
Hasta el momento se han manejado la sustitución de importaciones y la ampliación de la base fiscal como propuestas para el crecimiento económico y fortalecimiento laboral en México, no obstante, existe un gran número de alternativas que incluso se han adoptado por otros países en Latinoamérica.
Brasil, por ejemplo, decidió fortalecer el mercado interno mediante una mayor participación del Estado en la economía pública. Mediante la aplicación de políticas orientadas al desarrollo, Brasil consolidó su industrialización y ha logrado sostener tasas de crecimiento bastantes favorables.
Independientemente de la ruta que el Estado Mexicano decida seguir en términos económicos, es de suma importancia que esta esté orientada a beneficiar a la sociedad en su conjunto y generar mejores condiciones para los trabajadores. La aplicación de políticas keynesianas puede resultar sumamente útil en este contexto.
La participación del Estado en el empleo debe ser más directa, pues la iniciativa privada no ha dado una respuesta suficiente en cuanto a generación de empleos ni condiciones laborales. En este sentido deben generarse más instancias de protección a los trabajadores, pues la reforma laboral no se encarga de resguardar a este sector.

por Gisselle Vite Velázquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diplomado en Investigación Criminal INFORMACIÓN
Con los más prestigiados y reconocidos especialistas
LEER
Contacto
Bienvenido a Centro Universitario de Educación a Distancia.
  • Angela Barrientos 105-B Col. Centro
  • 01 (771) 71 0 41 21
  • contacto@cued.mx