logo
PLATAFORMA

¿Tatuarse o no tatuarse?

tatoo

¿Tatuarse o no tatuarse?


El tatuaje es una manifestación simbólica de la individualidad, es sinónimo de rebeldía, una marca que estará presente por el resto de la vida, indeleble, etérea y oculta, o no, para deleite o tormento de quien la porta. Más allá de nuestra concepción de lo que significa tatuarse, cabe entender que es una decisión profundamente personal que acarrea consecuencias y genera actitudes insospechadas.

El tatuaje se refiere a cualquier marca con tinta en cualquier parte del cuerpo de una persona, por lo general la pigmentación se hace en la capa subcutánea de la piel y, en la mayoría de los casos, durará toda la vida. El proceso de tatuarse es doloroso ya que requiere de punzadas con aguja y, literalmente, la ruptura de capas de piel para depositar la tinta.

El primer riesgo de tatuarse es que el tatuador no sepa lo que está haciendo, recordemos que no hay escuela “formal” para tatuadores, ergo, el resultado final depende de la habilidad artística y la práctica de la que disponga el tatuador. Segundo, el tatuaje debe ser realizado en condiciones “estériles”, con equipo nuevo y con extremos cuidados sanitarios: HIV, hepatitis, entre otros, podrían ser algunos de los efectos en caso contrario. Tercero, el tatuaje es para siempre, la imagen, símbolo, nombre o leyenda inscrita estará ahí permanentemente.


 

¿Aun así quiere uno?

El individuo tatuado está asociado a la delincuencia, la vagancia y, en general, al mal vivir. Quizá sea porque desde la antigüedad el tatuaje era una forma de distinguir, por lo general, a los delincuentes. Sin embargo, en los últimos cien años el tatuaje se convirtió en una expresión de las aspiraciones, las ideas y sentimientos o la culpa de una persona, aquello que lo hace verdaderamente único.

Tatuarse es una decisión personal, es recomendable, sin embargo, hacerlo en una región del cuerpo que pueda, de ser necesario, cubrir, porque no es la sociedad la que debe adaptarse para acomodar a quienes han optado por tatuarse, sino quien ha decidido tatuarse quien debe ajustarse a los cánones sociales. Un tatuaje no es para exhibirse en todas partes ni todo el tiempo, porque se convierte en un elemento que aliena más que en una expresión de individualidad.

Si ha optado por tatuarse sólo recuerde que es conveniente seguir teniendo la opción de vestir de forma cómoda y guardar el tatuaje de la mirada pública y así evitar prejuicios. Sociedades conservadoras y/o cerradas como la nuestra aun no pueden concebir otras formas como legítimas, y aunque se trata de una de muchas opciones de vida, como hacer o no ejercicio, comer o no sanamente, fumar o beber, situaciones que también dejan una marca visible y notable, tatuarse no es para todos y no todos deben saber que se está tatuado.


 

¿Qué opina usted?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diplomado en Investigación Criminal INFORMACIÓN
Con los más prestigiados y reconocidos especialistas
LEER
Contacto
Bienvenido a Centro Universitario de Educación a Distancia.
  • Angela Barrientos 105-B Col. Centro
  • 01 (771) 71 0 41 21
  • contacto@cued.mx