logo
PLATAFORMA

Las escuelas de tiempo completo

0x3

La escuela tradicional presenta un esquema que, desde el horario, complementa el estilo de vida y trabajo de los padres de familia y constituye, a grandes rasgos, un espacio para depositar a los hijos durante una jornada de trabajo. Analicemos este escenario, la escuela tradicional asume que papá y/o mamá entran a trabajar entre las 08:00 y las 09:00 horas, por lo que la escuela comienza, en la mayor parte del país, en este horario; los niños tienen jornadas larguísimas frente a un mismo docente dónde estudian distintas materias y temáticas, la mayor parte del tiempo sentados, se les “libera” por espacio de 30 o 40 minutos en un receso y se repite la historia hasta llegadas las 3 o 4 de la tarde, ¿suena familiar?

La escuela tradicional le apuesta a los valores y la educación integral, todas las escuelas preescolares, primarias y secundarias del país lo afirman al menos, sin embargo a todas éstas instituciones parece olvidárseles que los valores no se aprenden leyéndolos en libros o escribiéndolos en periódicos murales o coreándolos en poesías y canciones, los valores se aprenden vivencialmente, por imitación. Mucho se ha dicho de la carga que representa la escuela para los niños, la tarea, los trabajos, las horas sentados en un pupitre, pero ¿qué hay de los profesores?

Las escuelas tradicionales son, y vale no olvidarlo, negocios que producen dinero, siendo el paradigma social tendiente a la maximización de las ganancias, es seguro asumir que las escuelas, como negocios, optan por la maximización de las ganancias. En cualquier entidad productiva, el costo más alto es el de los salarios, para las escuelas el mayor costo también. Cuando se empezó a coquetear con la idea de escuelas de tiempo completo, algunos, reaccionaron incrementando el número de horas, así un horario de 8:00 am a 3:00pm se convirtió en un horario de 08:00 a 6:00pm, sin embargo, éstas escuelas reaccionaron como las empresas que son, aumentaron “marginalmente” los salarios y “significativamente” los horarios de trabajo para los profesores.

Un profesional de la educación, como cualquier otro profesional, necesita espacio para ser creativo, espacio para “ser”, espacio para reponer sus fuerzas (porque impartir clases es, aunque usted no lo crea, una de las actividades más extenuantes que existen), espacios que una jornada laboral de 08:00 a 6:00 pm simplemente no les da. Imagine al profesor(a) llegando a casa una o dos horas después, para atender cualquier cantidad de situaciones familiares, como cualquiera de nosotros, es simplemente incompatible con un servicio de calidad.

Las escuelas de tiempo completo no son una mala idea, si quiere deshacerse de sus hijos por largos periodos de tiempo y dejarlos en las “competentes” manos de una persona “exhausta”. Las escuelas tradicionales se han constituido, desde hace décadas, en lugares para estacionar a los niños, porque es más seguro que alguien más les eche un ojo mientras nos dedicamos a ganarnos la vida, quizá la reflexión que cabría en este punto es que el sistema educativo nacional está constituido para otro tiempo y para generar otro tipo de estudiantes, el mundo requiere de gente responsable y creativa y por desgracia, dejar a nuestro hijos estacionados más tiempo en la escuela no logrará este objetivo.

Si lograr el desarrollo de nuestros niños es una meta, la única forma de conseguirlo es exponiéndolos a más de la realidad, invitándolos a que conozcan más personas, más puntos de vista y más ideas, es compartiendo con ellos y dejando que ellos formulen sus propias ideas. Encerrarlos en una escuela más tiempo no es una solución, es una forma de crear un problema a futuro, de entre los cuales está el resentimiento y el rechazo a la escuela a futuro.

¿qué clase de niños estamos educando?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diplomado en Investigación Criminal INFORMACIÓN
Con los más prestigiados y reconocidos especialistas
LEER
Contacto
Bienvenido a Centro Universitario de Educación a Distancia.
  • Angela Barrientos 105-B Col. Centro
  • 01 (771) 71 0 41 21
  • contacto@cued.mx