logo
PLATAFORMA

Entre Reforma y reforma educativa: Finlandia vs. México

Finlandia vs. México

A la izquierda niños de primaria (Finlandia) entusiasmados realizan experimentos que en otros países son reservados para adolescentes. Se encuentran bajo supervisión del profesor, pero no se les están dictando instrucciones ni gritando órdenes, se les dieron objetivos, las herramientas básicas para realizar la actividad de forma segura y se les dejo libres. Por el contrario, a la derecha una imagen muy conocida en México, vemos niños de la misma edad haciendo una presentación de “bailables” por motivo del 15 de Septiembre, que pasaron más de 40 horas aprendiendo pasos de baile ordenados por la directora y/o profesora del colegio, ellos poco o nada tuvieron que ver con el producto final, que dicho sea de paso no los estimula ni coadyuva en su proceso de aprendizaje.

Sobre Finlandia

Finlandia es un país con una vasta historia que se extiende por centenares de años, tiene una extensión territorial de 303,899 km² y una población de casi seis millones de habitantes, es una península rodeada por el mar Báltico, vecina de Suecia (al Oeste) y de Rusia (al Este), una de las naciones más prosperas de la Unión Europea (miembro desde 1995), altamente democrática con uno de los sistemas de “estado de bienestar” más eficaces del mundo y, en los últimos quince años, uno de los países con menor índice de corrupción a nivel mundial y durante la última década se ha convertido en el faro de luz de la educación del nuevo milenio.

Lo curioso del caso Finlandés es que a penas en los años 70 su sistema educativo era considerado sólo uno más, en la misma época en la que Estados Unidos era el incuestionable líder en la educación. Finlandia, Lejos de apostar por un modelo educativo basado en la “diferenciación”, como lo hizo Estados Unidos, apostó por un modelo incluyente que distribuyera recursos dónde más falta hacían y que abarcará a toda la población, su modelo no se detuvo en cambios cosméticos ni políticos, la reforma educativa en Finlandia fue una reforma de enseñanzas y sistemas de aprendizaje, analicemos un poco el caso…

El caso Finlandés de Reforma Educativa

Uno de los ejes de la reforma educativa fue la inversión en educación de profesores, una educación de alto nivel de poco más de tres años financiada enteramente por el estado con énfasis en el desarrollo de competencias y habilidades para el ejercicio docente. Durante éste tiempo cada profesor recibía una suerte de “dieta” que abarcaba lo suficiente para mantenerse “decorosamente”. Más allá de iniciar un proceso de evaluación teórica que trajera resultados igualmente “abstractos”, la evaluación que el ministerio de educación intentó estaba dirigido a explotar la creatividad de los profesores, no atarlos a un programa educativo unificador, así se optó por un “currículum pensante” que se adaptara a las necesidades y las inquietudes del alumnado.

Otro de los ejes de la reforma fue la distribución equitativa de materiales didácticos, recursos y estímulos, sin olvidar la urgencia de balancear la centralización de las políticas educativas. El ministerio de educación entendió que el proyecto reformador no sería un objetivo a corto plazo sino un ejercicio de mejora constante que tomaría varios años. En vez de seguir la tendencia de evaluación estandarizada los finlandeses optaron por incentivar el uso de estrategias innovadoras en el ambiente áulico, trascendiendo así el paradigma de estímulo y recompensa que impera, aún, en la mayoría de los sistemas educativos;  Autoridades educativas, profesores y padres de familia en un esfuerzo conjunto, sistemático y constante lograron que Finlandia alcanzara una cultura de diversidad, respeto y confianza.

Si lo pensamos con detenimiento, el modelo educativo prusiano bajo el cual se instruye a millones de niños, adolescentes, jóvenes y adultos en todo el mundo se basa en eliminar la curiosidad, la resistencia y la creatividad del sujeto (estudiante) a lo largo de años de instrucción expositiva, evaluaciones estandarizadas que se centran en la memoria y el  fomentando las “formas adecuadas” para que el alumno en el proceso educativo pueda insertarse, según su condición social-cultural-económica en una actividad que le permita establecer una familia y perpetuar el modelo. Así, el hijo de un obrero sería educado para ser obrero y el hijo de un aristócrata sería educado en otro estilo de institución, bajo distintas reglas y, presumiblemente, con mejores maestros para ser un aristócrata y perpetuar el sistema.

Las escuelas en Finlandia son para todos y ofrecen las mismas oportunidades para unos que para otros, independientemente de su condición social, cultural o económica; por lo general las escuelas son pequeñas con menos de 300 alumnos por institución y grupos de no más de 20 alumnos y pasan (en primaria) 4.5 horas al día en la escuela (22.5 horas a la semana) de las cuales 1.5 horas diarias se dedican al receso o actividades al aire libre. Según Sahberg, es poco común encontrar un profesor dando una lección frente a un grupo de alumnos sentados en pupitres, los niños en Finlandia tienen libertad de moverse en el salón y administrar sus actividades, establecer sus objetivos e involucrarse en distintos proyectos educativos. Las escuelas tienen, además, autonomía respecto del currículum y la aplicación de los programas educativos.

En Estados Unidos los niños de primaria asisten a la escuela entre 7 y 8 horas al día, unas 36 horas a la semana, incluyendo entre 30 y 45 minutos de receso al día y hay que entender que los niños no están hechos para estar sentados en silencio con la mirada atenta al frente por ocho horas. El periodo de “recreo” es tan importante o más aún que el periodo en el aula. Cuando una persona pasa más de 20 minutos sentado(a) la fisiología del cerebro cambia, la gravedad cambia la densidad de la sangre y el cerebro pierde parte del oxígeno y glucosa que requiere para funcionar y, por lo tanto, para pensar y ser creativo; el cerebro entra en una fase de “hibernación” ante la falta de movimiento que aunado al énfasis que le damos a las “formas” lenta, pero ciertamente, van matando la curiosidad innata de los alumnos.

El programa educativo nacional finlandés establece guías sobre las cuales las instituciones educativas, en su mayoría públicas, y al mismo tiempo los profesores construyen su programa de clase, alineado con el currículum de la región y la institución en la que se imparte. Dicho de otro modo el programa no es el mismo para todos ni todas partes, la finalidad de la educación es generar la autoreflexión y la autoevaluación, así que las notas no tienen el mismo peso que en el resto del mundo, porque no se trata de sacar nueves y dieces, “A+” o “B+”, se trata de entender su lugar en el mundo, aprender a aprender, no perder esa curiosidad innata, ser responsables de sí y aprender a ser felices.

Conclusiones

La educación no es una bala de plata, ni una ficha de cambio en el juego de la política, Finlandia no se fue a dormir en sus laureles una noche y despertó al día siguiente con el mejor sistema educativo del mundo. La reforma educativa no se trata de promulgar leyes “alegres” que promuevan buenas intenciones en letras doradas que sólo unos pocos entienden y que contribuyen a la simulación de todos los demás. La reforma educativa debe ser un ejercicio que involucre al sector productivo, al Estado y a los grupos ciudadanos a lo largo de varias décadas en un ejercicio continuo y doloroso de mejora. Ninguna reforma exitosa se podrá lograr de un día a otro y un cuerpo de leyes no es más que una proclama de buenos deseos a menos que se le respalde con acciones, acuerdos y políticas públicas con sentido reformador…

México no es Finlandia

 

Bibliografía

http://www.nea.org/home/40991.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%8Dndice_de_Percepci%C3%B3n_de_Corrupci%C3%B3n

http://www.edweek.org/ew/articles/2014/02/26/22rhea.h33.html

http://www.reporteindigo.com/indigonomics/corrupcion-no-es-cultural

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diplomado en Investigación Criminal INFORMACIÓN
Con los más prestigiados y reconocidos especialistas
LEER
Contacto
Bienvenido a Centro Universitario de Educación a Distancia.
  • Angela Barrientos 105-B Col. Centro
  • 01 (771) 71 0 41 21
  • contacto@cued.mx