logo
PLATAFORMA

La negación de la verdad

mentira

¿Qué es la verdad?, acotadamente parece referirse a un acuerdo social sobre realidades diversas desde sus usos y costumbres; no como una premisa o cívica o de sentido axiológico.

Por ello, la verdad como una realidad consustancial al acuerdo y asociativismo humano, se constituye en una unidad axiológica y no estrictamente racional, condición que explica en un primer momento, que la verdad política es parroquial, donde la misa y su liturgia se ha desprendido del rito y el mito, del mito social traducido a la conducción de las falencias del acuerdo.

Por ello, la Reforma Energética es tan mítica como míticas son las conductas convergentes de tres fuerzas políticas históricas, cuyo Pacto por México, recuperó el mito-retórica de un México incluyente que en lo factico, siempre resultó de manera excluyente. Pero, ¿operar desde el PRI al Estado en este sexenio como lo fue en el pasado?, la respuesta es no. En primer término la Interoperatividad del Estado, ha marcado mecanismos más sofisticados, que no permiten generar ni las mismas formas de corrupción ni las mismas formas de conducción política, cuestión que pone en entredicho la hipótesis de la Reforma Per Se.

Un ejemplo claro, es el problema de la probidad de los servidores públicos, hoy se juzga a Mirna García, como un problema que parece sólo estar identificado como un acto de corrupción parcial, de una servidora dentro de la esfera de la educación pública. El caso es más complejo y debe ser redimensionado desde otra perspectiva y preguntas a sanear.

Pensemos, nadie se roba 124 millones de pesos para usufructo propio; de igual manera, el que se roba 124 millones de pesos tiene una estructura que lo protege y sólo la ruptura con esa estructura deja desvalido a quien se presenta como el hilo más débil de la madeja.

Por ello, parece difícil hablar de la verdad como cosa común, en realidad, la verdad como aspiración social es lo menos común que nos podemos encontrar, todo lo contrario.

Ya que la verdad es un acuerdo tácito a nivel social, lo que ocurre es que nadie cree lo que se sale de la lógica de la verdad-mentira, por ello el caso Mirna García o reforma Energética, solo estará acotado a un sentido lineal, las variables que integran la verdad del ambos casos no se habrá de tocar, seguirán siendo casos que se acotan a lo que el uso de la costumbre de la verdad puede negar el uso y costumbre de su razón, por lo tanto, sí Mirna García robó 124 millones de pesos, para la lógica social es un acto que sólo responde a la ambición de Mirna García, pero no se habla de que mecanismos le permitieron robar esta cantidad de dinero y sí realmente, el dinero que robó era para su usufructo personal.

Esto genera una interrogante de fondo, no es lo mismo en grado de poder-estructura, que un perico del orden público pueda robar 1 millón de pesos a alguien que puede robar 124 millones de pesos; eso marca una estructura de operación política mayor, no se puede suponer que son la misma cosa. Entonces, ¿Cuál es la paradoja?, el hecho de que hay cosas se fondo que no alcanzan al raciocinio de la sociedad, por ello para la mayoría de la sociedad en Hidalgo, Mirna García es una ladrona del orden común, pero el humo siempre es más que la fogata.

El castigo político es una forma de operar políticamente, no la única pero es aleccionadora, ello no implica que a quien se le castigó políticamente esté libre de pecado, esto sería caer en una ingenuidad, pero una estructura de poder opera para conservar el poder, cuando alguien se opone, obstruye o impide el manejo de ese poder, aunque sea parte del poder, dejará de ser parte de ese poder por que niega la verdad asumida.

y usted ¿Qué opina?

Por Carlos Barra Moulain / www.cuedac.edu.mx / Centro Universitario de Educación a Distancia A.C.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diplomado en Investigación Criminal INFORMACIÓN
Con los más prestigiados y reconocidos especialistas
LEER
Contacto
Bienvenido a Centro Universitario de Educación a Distancia.
  • Angela Barrientos 105-B Col. Centro
  • 01 (771) 71 0 41 21
  • contacto@cued.mx