logo
PLATAFORMA

La cultura del alcohol. Segunda Parte

El consumo de sustancias embriagantes constituye una puerta de acceso a drogas más fuertes y está, comúnmente, relacionado con una creciente incidencia de accidentes de tránsito que cobran la vida de miles de personas cada año, esta es la segunda parte de La cultura del alcohol.

El antro es para ir a bailar ¿o no?

No, La excusa solía ser ir a bailar, pero hace tiempo que los dueños de bares y centros nocturnos descubrieron que la gente que baila se divierte y por lo tanto bebe menos, cuanto menos se pueda conversar, menos hay que hacer y por lo tanto se bebe más. La gente no se conoce en bares y antros, la gente se encuentra, coincide en el mismo espacio y al mismo tiempo, comparte un trago, bebe sonríe, elude el dolor de ser, da salida a la fiesta y se olvida de la realidad.

¿Quién es el culpable?

Es fácil señalar culpables, somos todos, todos los que hemos bebido con inmoderación, arrojado la cordura y la casa por la ventana ante el prospecto de una noche de excesos, una noche de fiesta, una noche de tirarse al olvido, porque beber es un vicio tolerado socialmente.

¿Qué podemos hacer?

Seamos congruentes, si queremos que nuestros hijos preadolescentes y adolescentes no se entreguen por completo a los vicios empecemos por moderar nuestra propia conducta, “haz lo que digo y no lo que hago” no es una política lógica para educar y el alcohol es la verdadera droga de entrada a “sustancias” más fuertes (hasta 48 por ciento de los casos, el doble que en la marihuana y el cigarro).

Un adolescente está atravesando por un proceso ya de por sí “alienatorio”, que lo aleja de su familia, amigos y actividades que hasta antes de entrar en la pubertad le interesaban o le hacían feliz. La presión social, real o ficticia en la mente de un adolescente, le invitan a ponerse en situaciones de riesgo, para conocerlo todo y comerse el mundo a puños y para demostrar que “vale” y demostrar que “es”.

La causa número uno de muerte entre preadolescentes, adolescentes y jóvenes adultos en México es “un accidente relacionado con el alcohol”. Tanto esfuerzo de padres, amigos y familiares se ha ido en enseñar a los jóvenes a beber y lo irónico es que no sólo lo han aprendido, lo han convertido en un estilo de vida.

Beber no debería ser un requisito indispensable para convivir con otras personas en un contexto social. Beber debería marcar un instante que hemos decidido suspender en el tiempo, una celebración después de una larga ausencia, una catarsis tan ampliamente postergada, chocar dos copas y producir un ruido sordo que dura sólo un momento debería recordarnos lo efímero de nuestra propia existencia.

“…Siendo la vida tan corta como un suspiro, ¿cómo alguien puede, conscientemente, elegir pasarla en un estupor alcohólico de cada fin de semana…”.

El alcohol es una tradición humana, es un rito de paso y es un estilo de vida, un estilo peligroso y costoso que afecta no sólo a quien lo vive, sino a todas las personas que lo rodean. Si pretendemos que una campaña de concientización tenga éxito, algún día, deberíamos tomar consciencia, asumir nuestra responsabilidad y ser ejemplo.

No satanizo al alcohol, satanizo su abuso, la perdición reiterada, la muerte de la buena conversación, la masacre intelectual, el quijotismo de taberna, el ‘malacopeo’ y la estupidez asociada con la cultura antro. Al final, tarde o temprano, sea por convicción o porque no quedó de otra nos veremos de este lado de la mesa y le invito un café.

Por el Maestro Gerardo Eugenio Alvarado Hierro,  Director General del Centro Universitario de Educación a Distancia A.C

Referencias:

http://www.orchidrecoverycenter.com/womens-health/alcohol-and-addiction-studies/

http://www.conadic.salud.gob.mx/pdfs/ENA_2011_DROGAS_ILICITAS_.pdf

(www.letraslibres.com/revista/tertulia/vino-veirtas)

http://www.caas.brown.edu/

 ¿Consideras que el alcohol ha cambiado a la sociedad actual? Nos interesa saber tu opinión y comentarios, comparte con nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Diplomado en Investigación Criminal INFORMACIÓN
Con los más prestigiados y reconocidos especialistas
LEER
Contacto
Bienvenido a Centro Universitario de Educación a Distancia.
  • Angela Barrientos 105-B Col. Centro
  • 01 (771) 71 0 41 21
  • contacto@cued.mx